La fórmula perfecta para lograr la sustentabilidad no viene embotellada, ni la venden en las tiendas. Para Ugly Duckling es muy importante que todos los que vivimos en este planeta vivamos bien. Estamos conscientes de la importancia de la sustentabilidad, tanto ambiental como del equilibrio social, por lo que hacemos todo lo posible para lograr un modelo productivo respetuoso con el ambiente y ético con todas las personas que forman parte de nuestra cadena.

 

Uno de nuestros principales esfuerzos es por la equidad social por lo que todas las personas involucradas en la creación de tu Ugly Duckling reciben un salario justo con prestaciones de ley. Nos aseguramos de que todas las personas que han participado en la confección de las prendas tengan un salario competitivo, que estén asegurados y que trabajen en condiciones dignas. Todos nos merecemos eso. 

 

Todos nuestros insumos son 100% reciclables. Las telas utilizan muchos menos litros de agua -que es 100% tratada- para su elaboración y de esos litros empleados, el 60% es agua reusada. Tenemos en cuenta que la industria textil mundial produce grandes cantidades de desperdicio, para contrarrestar eso, nuestras colecciones son limitadas, así que si ves un traje de baño que te guste, cómpralo, puede ser que mañana ya no haya. 

 

Nuestro empaque es 100% reutilizable y puede servir para guardar tu Ugly Duckling después de nadar, o para llevar tus cosas a la playa y resguardar lo que quieras. Nos hemos asegurado de que la calidad de la bolsa cumpla los más altos estándares para que te dure mucho tiempo. 

 

Creemos firmemente en que todas las personas, sean como sean, merecen verse y sentirse bien con su cuerpo. Razón por la cual fabricamos tallas estándar de línea, pero podemos fabricar cualquier traje de baño bajo pedido y así minimizar las prendas confeccionadas y no utilizadas, creando menos desperdicio. 

 

Las manos que cosieron tu traje de baño están llenas de experiencia y todo tipo de capacidades distintas. Fabricamos en México en una fábrica asociada, donde 80% de los empleados tiene algún tipo de discapacidad, física o cognitiva. 

 

Sabemos, muy bien, de dónde proviene cada uno de nuestros insumos apostando siempre por la equidad y el trato justo.

 

 Queremos darte la oportunidad de que te diviertas, con la conciencia tranquila.



La fórmula perfecta para lograr la sustentabilidad no viene embotellada, ni la venden en las tiendas. Para Ugly Duckling es muy importante que todos los que vivimos en este planeta vivamos bien. Estamos conscientes de la importancia de la sustentabilidad, tanto ambiental como del equilibrio social, por lo que hacemos todo lo posible para lograr un modelo productivo respetuoso con el ambiente y ético con todas las personas que forman parte de nuestra cadena.


Uno de nuestros principales esfuerzos es por la equidad social por lo que todas las personas involucradas en la creación de tu Ugly Duckling reciben un salario justo con prestaciones de ley. Nos aseguramos de que todas las personas que han participado en la confección de las prendas tengan un salario competitivo, que estén asegurados y que trabajen en condiciones dignas. Todos nos merecemos eso.


Todos nuestros insumos son 100% reciclables. Las telas utilizan muchos menos litros de agua -que es 100% tratada- para su elaboración y de esos litros empleados, el 60% es agua reusada. Tenemos en cuenta que la industria textil mundial produce grandes cantidades de desperdicio, para contrarrestar eso, nuestras colecciones son limitadas, así que si ves un traje de baño que te guste, cómpralo, puede ser que mañana ya no haya.


Nuestro empaque es 100% reutilizable y puede servir para guardar tu Ugly Duckling después de nadar, o para llevar tus cosas a la playa y resguardar lo que quieras. Nos hemos asegurado de que la calidad de la bolsa cumpla los más altos estándares para que te dure mucho tiempo.


Creemos firmemente en que todas las personas, sean como sean, merecen verse y sentirse bien con su cuerpo. Razón por la cual fabricamos tallas estándar de línea, pero podemos fabricar cualquier traje de baño bajo pedido y así minimizar las prendas confeccionadas y no utilizadas, creando menos desperdicio.

Las manos que cosieron tu traje de baño están llenas de experiencia y todo tipo de capacidades distintas. Fabricamos en México en una fábrica asociada, donde 80% de los empleados tiene algún tipo de discapacidad, física o cognitiva.


Sabemos, muy bien, de dónde proviene cada uno de nuestros insumos apostando siempre por la equidad y el trato justo.


Queremos darte la oportunidad de que te diviertas, con la conciencia tranquila.

sus